miércoles, 28 de mayo de 2014

Yoel Eduardo y vos. Entrevista colectiva 1

Analía Medina:
A mí me da re cosa, porque el tipo está re copado con sus 194 contactos de "famosas" y se olvidó cuando en 1991 nos conocimos en la cola del Casting de "Jugate Conmigo". Nosotros tendríamos que haber quedado, pero una fuente muy grosa nos dijo que Andy y Pamela eran acomodados, amigos del productor, y por su culpa nos quedamos afuera. Intercambiamos los teléfonos para hacer algo juntos en el "under", pero nunca llamó (le dejé varios mensajes en el contestador). Una vez lo crucé por la calle y me dijo que estaba a full armando algo con Patricia Palmer "te telefoneo si surge algo para vos" me dijo mientras se iba y no nos vimos nunca más. Pregunta ¿Querrá armar algo en el under todavía? porque esos contactos que tiene nos vendrían bárbaro. Saludos.
Y. E.: Querida Analía, como no recordar los tiempos de Jugate, la emoción de ver la cara de emocionado de los que entraban, mientras que nosotros afuera. Te llamé, sobre todo cuando pasé por el under, que para mí es una etapa superada. No sabés lo difícil que es sostenerse en un Teatro de Avenida Corrientes (sobre todo cuando las manos deben aferrarse al seguidor, en la segunda función). No sé, de onda, puedo tirarte algunos tips para surfear el under. Tengo dos amigos que pueden aconsejarte. Por el momento solo puedo decirte que te mandes con corazón y alma, se vos misma, el teatro no es para cualquiera y vos tenés talento. Lo que nos reímos en esas colas eternas de Jugate JaJaJa (carita con sonrisa). Uno de estos días te tiro una perdida (manito de saludo)

Leonardo Curia:
a)Existe algun otro individuo que haya usado con exito la lista de contactos?
Y.E: Sí y te voy a decir quién/quiénes porque tengo códigos
b)Estas seguro que alguno de los Meza no hayan entregado la lista a alguien mas?
Y.E.: Meza es Nolo Meza. Gonza es Gonza. Si se entera que le dijiste Meza se te va a l humo. Por mi lado no se va a enterar, ya te dije, tengo códigos (carita con guiñe de ojo)
c) Probaste con venderla en Mercado Libre y generar quilombo en serio?
Y.E.: La lista no se mancha! (carita de enojado) Cómo se te ocurre subastarla, esas 194 chicas pueden ser las madres de mis hijos.

Pablo Martínez Burkett:
Una pregunta para el zurumbático Yoel Eduardo:
Vos estás tratando de demostrar algún teorema de describe el comportamiento del promedio de una sucesión de variables aleatorias según aumenta el número de ensayos (o sea, los levantes inefectivos) y los papa fritas somos nosotros, no?
Y.E.: En un curso de ensayo actoral que hice con Pipo Pescador aprendí mucho de la prueba y el error, de hacer la del auto de papá y pintar con témperas sobre el vidrio. Ahí conocí a Evelyn Von Broke. Ella tocaba el acordeón y Pipo Pescador la mandó con una latita vacía y un banquito a tocar a la calle Florida. No volvió. Se ve que le fue bien.
Dale, deschavate, mientras te clavas una porción de muzza con faina y la bajás con un moscato de la saca con una morocha de labios gruesos, te nos estas cagando de risa, no? Pazguato!
Y.E: JaJaJa (carita de sonrisa) (globo rojo)  Te re-agradezco la pregunta. Nada que ver. Estoy solo. Nada de compromisos. Ni siquiera un touch and go. Lamento desilusionarte por no poder confirmarte hoy lo que seguro tendré mañana con la morocha más famosa de la Argentina. Sé que puedo. Sé que ella, conmigo, irá por todo (puño apretado)

Pablo, una consulta, Pazguato es una ciudad de México? Me suena, ¿puede ser que ahí se hace un Festival de Sombras Chinescas?

lunes, 26 de mayo de 2014

El Barco Ebrio - Misión Kenobi

El domingo que viene, nos vemos en Villa Crespo. 
El ciclo de lectura "El Barco Ebrio" dedica la noche a Macedonio Fernández y soy el invitado mensual. Aterrizo, en el bar, con Misión Kenobi.
Gracias Pablo Martínez Burkett y Héctor Alvarez Castillo por la invitación.
Dale, vení, date una panzada de literatura antes de que la pelota del Mundial ahogue tu garganta.

jueves, 22 de mayo de 2014

Wanda Nara y el casamiento. Cibersodio Final de Te Tiro una perdida

Yoel Eduardo está por pedirle nuevo vaso de moscato al mozo de Banchero y suena un mensaje de WharsApp en el celular.
Wanda Nara: Hola (manito)
Yoel Eduardo: (manito) (manito) (manito) (manito)
Wanda Nara: Estás ocupado
Yoel Eduardo: Para vos, siempre estoy (pulgar para arriba)
Wanda Nara: Sabes que te sigo porque allá me aburro mucho (carita triste)
Yoel Eduardo: Muchas me siguen (carita con guiñe de ojo)
Wanda Nara: Me divertís (carita de sonrisa)
Yoel Eduardo: (carita de sonrisa) (carita de sonrisa)
Wanda Nara: Viste, quiero casarme (corazón)
Yoel Eduardo: (corazón) (corazón) (corazón) (corazón)
Wanda Nara: Y el otro me la hace re difícil (carita con llanto). Vos me levantás
Yoel Eduardo: (corazón) (corazón) (corazón) (corazón) (corazón)
Wanda Nara: Me quiero casar
Yoel Eduardo: Cuando quieras
Wanda Nara: Sí, lo antes posible
Yoel Eduardo: Hay que hacerlo!!!!!!
Wanda Nara: Tenés buena vibra
Yoel Eduardo: (carita de forzudo)
Wanda Nara: Ja Ja Ja Ja Sos el ideal!
Yoel Eduardo: Por su puesto
Wanda Nara: Mauro está de acuerdo
Yoel Eduardo: Mauro?
Wanda Nara: Sí, creemos que sos la persona ideal para divertir a los nenes en nuestra Fiesta de Bodas.
Yoel Eduardo: Ah (carita pensando)
Wanda Nara: No te preocupes por la guita, Mauro la junta con pala, le pagan una bocha por mes, pedí lo que quieras, yo quiero que estés!!!!
Yoel Eduardo: No sé, yo creía que vos
Wanda Nara: Dale, dale, porfi, hacelo por mí.
Yoel Eduardo: Ahora estoy en una reunión de producción, un proyecto en Av. Corrientes, después te cuento, dejame que rearme la agendo, si lo hago es por vos.
Wanda Nara: Lindo!!!! (carita sonriendo) (globo)
Yoel Eduardo: (Manito saludos)
Yoel Eduardo levanta la mano, le pide al mozo otro vaso de moscato. En este momento debería llamar a sus coach. Pero no lo hace. Piensa que le diría cada uno en este caso. Gonza le metería ficha para que vaya, que intente quedar como alternativa, en el banco de suplentes de Wanda Nara, de paso, le pediría que saque números de celulares para engrosar la lista de 194 contactos de famosas que él le había pasado (y que le devuelva ese listado, engrosado). Nolo Meza le diría que juegue todo a la vez, que le tire onda a la hermana Zaira Nara y aproveche la fiesta para hacer lo que tiene pendiente con alguna borrachita, famosa o no, que en la fiesta no va a faltar.
Yoel Eduardo sonríe. Sus coach, sin estar, están presentes. Eso le de ánimo, lo hace sentirse menos solo. El mozo llega con el vaso de moscato. Yoel Eduardo mira hacia la calle. En el camino se encunetra con su imagen espejada en la vidriera. Se guiña un ojo, levanta la mano para saludarse, hace carita de contento, después de pensando. Sale del juego de los emoticones, levanta la mano con el vaso de moscato y, con su reflejo en la vidriera, brinda por lo que fue y por lo que vendrá.
FIN DE LA TEMPORADA 1
TE TIRO UNA PERDIDA

MAYO 2014

miércoles, 21 de mayo de 2014

Wanda Nara lo whatsappea a Yoel Eduardo. Cibersodio 58


Yoel Eduardo le tira una perdida a Gonza. Gonza tarde más de lo habitual para devolverle el llamado. Yoel Eduardo se pone en reclamito, le dice que si los amigos no están cuando se necesitan esto se va al carajo y Gonza lo frena, sabe que está nervioso por algo y le interesa saber por qué. Conoce a Yoel Eduardo hace rato y sabe que su amigo se pone así cuando algo muy importante pasó por su vida. Como buen coach, primero lo serena, opta por técnicas nada agresivas. Una vez vio lo de las domas racionales para los caballos y está por aplicar una versión libre de doma racional para Yoel Eduardo. Empieza hablándole suave, le cuenta cosas del tiempo, la tormenta, la ropa de invierno, los resfríos, los bronquios inflamados, los pechos tomados. Y repite pechos varias veces. Nota que la respiración de Yoel Eduardo se amansa. Tira un último pecho y le suelta ¿cómo van las minitas?. Yoel Eduardo le cuenta lo del WhatsApp de anoche de Wanda Nara. Gonza dice Pechos (todavía seteado por el método de doma racional) y Yoel Eduardo sigue con la historia. Wanda Nara se le metió en el WhastsApp, justo antes de entrar a la función del teatro y él no supo como manejar la cosa, le dije que estaba ocupado, que no podía atender, siente que arrugó, que quedó como un pelotudo, sobre todo porque ella le ofreció juntarse. Yoel Eduardo hace un silencio, lo alarga, está esperando que Gonza pregunte y Gonza lo hace (casi sufriendo): ¿qué le dijiste? . Yoel Eduardo le dijo que quedó en whatsappearla. Y Gonza se pone al palo, dice que con esa chica pasa al frente, que lo hará famoso en un segundo, que es un huracán mediático, que todo lo que toca lo combierte en quilombo, que este momento es la gloria, que no se olvide de los amigos cuando pase al frente. Y no habla más, Yoel Eduardo corta el llamado. Sabe que la cosa no será fácil, que está por dar el último paso de una cadena de fracasos. Siente cercano el fin. Los finales nunca le gustaron y por eso, por masoquista, se tomará un día más, en silencio de WhatsApp y llamadas perdidas, se dejará aturdir por los pensamientos, mientras el moscato, la pizza y el fainá de Banchero le empastan la lengua.

martes, 20 de mayo de 2014

Calu Rivero, Agustina Cherri, Griselada Siciliani. Te tiro una perdida. Cibersodio 57


Nolo Meza se entera por Gonza del despelote que armó Yoel Eduardo al hacer un grupo de WhatsApp junto a Jessica Cirio y Karina Jelinek. Gonza le contó, además, que Yoel Eduardo dijo que nunca más haría un grupo y eso lo puso en alerta. Nolo Meza sabe que el recurso grupal es clave para el éxito en la gestión. Así se se lo enseñaron en un curso del Banco. Durante el curso, a los ciento veinte telemarketers del Santander, los sometieron a todo tipo de pruebas físicas para entender que en grupo se gana más que solo. Una de las actividades que efectuó fue la de tirarse desde un árbol, de espalda, sin saber si los de abajo te atajaban. La metáfora, del coaching grupal, entró con dolor, sobre todo para los que no tenían “red grupal” y se estrolaban contra la tierra.
De esto le habla Nolo Meza a Yoel Eduardo para que entienda lo difícil y, a la vez, apasionante que es hacer algo grupalmente, sobre todo, remata Nolo Meza con la voz melosa, si te engrupas con minas que parten la tierra y, además, te harán famoso.
Suficiente para Yoel Eduardo, quien, además de cortar la llamada a Nolo Meza, le pide al Jefe que no lo moleste (después de la reflectorazo que le dio el tipo le obedece en todo) y se mete adentro de la cabina de sonido del teatro para armar el grupito de WhatsApp:
Yoel Eduardo: Hola Chiquis (manito de saludo)
Calu Ribero: Quién sos????? (carita ojos redondos)
Agustina Cherri: Te conozco???? (carita pensando)
Griselda Siciliani: Soy Griselda, che y tengo contrato
Calu Ribero: Agus hablaba de él
Yoel Eduardo: Hola Chiquis, Yo-EL Ja!!!! (Carita sonriendo) (Globo rojo)
Agustina Cherri: Sorry, toy a mil
Yoel Eduardo: Yo también, hay un proyecto, por lo de Martín.
Calu Ribero: Martín????
Griselda Siciliani: Yo no puedo, tengo contrato
Yoel Eduardo: JaJaJa qué boluda, qué Martín va a ser FIERRO!!!! (pulgar para arriba)
Griselda Siciliani: Nada, tengo contrato.
Calu Ribero: Peinado a lo Evita, pará con lo del contrato, vos tenés de los huevos al que nos hace los contratos y nos da de comer (dibujito de pizza).
Agustina Cherri: Che, Griselvita ¿te ibas al balcón de la Rosada después de los Martín Fierro?
Griselda Siciliani: Chau, tengo contrato
Yoel Eduardo: Dale, andá tranqui Griselda, gracias por la onda, para la próxima te tengo en cuenta, vos si tenés códigos. Lo que hiciste con Facu Arana no es de Farsantes como otros que yo sé (puño apretado)
Agustina Cherri: Te re zarpaste!!!!
Calu Ribero: Yo no me como ninguna.
Agustina Cherri: Yo tampoco (cara enojada)
Calu Ribero: Me la re banco.
Agustina Cherri: Pero, Calu, aceptá que te vestiste re-mal, te salvé la noche con el chupón.
Calu Ribero: Pelotuda, JaJaJa, me re-cagué de risa
Agustina Cherri: Si, JaJaJa
Yoel Eduardo: Yo también JaJaJaJaJa (flor)
Agustina Cherri. Qué te reís, pelotudo.
Calu Ribero: Tu amigo es medio nabo
Agustina Cherri: No es mi amigo
Calu Ribero: Vos dijiste
Agustina Cherri: Ya me acordé, vos sos el del

Yoel Eduardo se desconecta, el grupo se deshilvana en las redes de la telefonía móvil y sus intrincadas conectividades. Yoel Eduardo sabe que caminó por la cornisa. Siente que el grupo, cuando se tiró de espalda (desde el metafórico árbol) no estuvo. Le duele todo, pero, también está  feliz. Una famosa como Agustina Cherri, de golpe, se acordó de él. No importa si fue porque tiene radicada una denuncia con por acoso cibernétido que le lleva adelante el abogado de los hermanitos Pauls. Sabe que la Justicia es lenta y, naturalmente, injusta. Intuye que el tiempo de gloria se acerca, que falta poco, muy poco para llegar al lugar que el destino le ha guardado.

viernes, 16 de mayo de 2014

Jessica Cirio, Karina Jelinek y Yoel Eduardo. Un grupo de WhatsApp. Te tiro una perdida. Cibersodio 57.

Yoel Eduardo le cuenta a Gonza lo que pasó. Gonza se lo quiere comer crudo, le dice que el ganado no se junta y Yoel Eduardo le salta, le dice que a sus chicas no les puede decir ganado y le corta.
El Jefe de Yoel Eduardo le toca la espalda, le va a decir que no puede hablar por teléfono en mitad de la obra de El Joven Proletario, pero no le puede decir nada porque Yoel Eduardo, sacado como nunca, le pega una trompada, da un paso atrás, se lleva puesto el reflector y la luz del seguidor hace un semigiro, deja de apuntar al escenario y enfoca, arriba, al Jefe de Yoel Eduardo con la nariz rota, sangrante. Los cinco expectadores de la segunda función, entendiendo que esto es parte de la obra, empiezan a aplaudir rabiosamente y gritar Revolución. El actor principal, como dictan los maestros de teatro, sigue atado al texto, el de la escena del monólogo del proletariado reflexivo. El actor secundario, no tiene letra, zafa. En cambio, la actriz de recontra reparto, amante del Jefe de Yoel Eduardo, se larga a llorar, salta del escenario y va corriendo al encuentro de su amante herido.
Yoel Eduardo aprovecha el alboroto para irse. Tiene cosas más importantes que hacer. Llega a la puerta del teatro y, amparado por el bullicio marquesinesco de Av. Corrientes, enciende el WhatsApp.
Yoel Eduardo: chicas no me armen quilombo. Ok? (carita de enojado)
Karina Jelinek: Jue eya (carita triste)
Jessica Cirio: Marcelo Tinelli sabe todo, también Martincho y su gente.
Karina Jelinek: Yo no sé nada de nada, po qué me tratá así
Jessica Cirio: Van por vos, van por todo
Yoel Eduardo: tengo un proyecto para ustedes.
Karina Jelinek: (carita llorando)
Jessica Cirio: van a ir todos en cana! Martincho les va a mandar a la policía.
Yoel Eduardo: Estoy full con la obra, después las llamo. Besitos


Yoel Eduardo desactiva el Grupo de WhatsApp. El destello cegador de la luz de un patrullero le corta la respiración. Está por volver al teatro, pero desiste. El quilombo lo rodea. Tiene que huir. La panza le cruje. El cuerpo desde lo más primario le tira una soga, una especie de perdida. Yoel Eduardo responde, pone proa al Sur, cruza Avenida Corrientes y emprende viaje hasta Pepito. Un plato de fideos con pesto y una jarra de vino tinto casero lo esperan.

jueves, 15 de mayo de 2014

Jessica Cirio, Karina Jelinek y Yoel Eduardo. El triplete. Te tiro una perdida. Cibersodio 56

Yoel Eduardo innova e implementa un salto tecnológico sin precedentes (en su corta y meteórica carrera como conquistador del WhatsApp): arma un grupo junto a Karina Jelinek y Jessica Cirio.
Yoel Eduardo: Holisssss (manito de saludo)
Karina Jelinek: Soy dura, ¿me plicás los 35?
Jessica Cirio: Tenés 35!!!! Vieja chota, te deschavaste, ya le cuento a Rial.
Karina Jelinek: Vó yamá a ese cura (brazo musculoso)
Jessica Cirio: K cura?
Karina Jelinek: Vó zabrá… (carita de diablo)
Yoel Eduardo: Holisssss (carita sonriendo)
Jessica Cirio: No digas boludeces
Karina Jelinek: No sé, no dije nada (carita de angelito)
Jessica Cirio: Me kerés kgar a Martincho xk al tuyo lo garkron
Yoel Eduardo: Holissss (manito de saludo) (carita sonriendo)
Karina Jelinek: Yo no soy de nadie, soy de mía,
Jessica Cirio: Bué!!!! (carita tapándose los ojos)
Karina Jelinek: Q quiri dicí vos, e!!!!
Jessica Cirio: (carita tapándose las orejas)
Yoel Eduardo: Holissss (manito de saludo) (carita sonriendo) (flor)
Karina Jelinek se desconecta. Jessica Cirio se desconecta.

Yoel Eduardo sigue conectado, al grupo de WhatsApp que, ahora, lo tiene como único miembro.

miércoles, 14 de mayo de 2014

Karina Jelinek y Jessica Cirio. Dos para un Yoel Eduardo. Te tiro una perdida. Cibersodio 55



Nolo Meza llama a Yoel Eduardo; lo aborda con tono moderado, economía de palabras y exceso de pausas. Es que no han vuelto a conversar desde que fue lo del retiro espiritual con Agustina Kampfer y Papá Amy. Lejos de lo que esperaba, se encuentra con un Yoel Eduardo exultante. Escucha la historia de Karina Jelinek Al principio lo descoloca, pero lo disimula, no quiere perder su lugar de coach frente a Gonza. Entonces, Nolo Meza, arriesga una jugada. Le dice que todo en El Bailando está guionado y que él (por Yoel Eduardo) como gran actor (todavía incomprendido) debería darle indicaciones a Karina Jelinek de cómo moverse en cámara con Marcelo Tinelli. Le cuenta que a Jessica Cirio le escribe lo que tiene que decir el diputado Martín Insaurralde. Nolo Meza aprovecha para recordarle que el diputado, hasta ahora, logró lo que Yoel Eduardo no consiguió. Y le corta.
Yoel Eduardo queda encendido. Llama a Gonza y corta.
Gonza responde la perdida y oye lo que Nolo Meza acaba de decirle. Y no puede quedarse atrás, va por más. Le dice que llegó la hora de andar en esquíes, o sea, con dos esquíes a la vez. Yoel Eduardo silencia. Gonza apela a saltar olímpicamente su propia metáfora, le aconseja cortejar por whatsApp, a la vez, a Jessica Cirio y Karina Jelinek. Y le corta.

Yoel Eduardo, acompañado por silbido lejano, cada vez más próximo, de un tornado, se apresta a entrar en acción.

martes, 13 de mayo de 2014

MISION KENOBI


Karina Jelinek y los 35 que le ofrece Yoel Eduardo. Te tiro una perdida. Cibersodio 54

Yoel Eduardo no puede dormir, ni siquiera puede caminar, es medianoche en Avenida Corrientes y está estacado en la puerta el teatro. No dará un paso hasta recuperar la atención de Karina Jelinek. Enciende el WhatsApp:
Yoel Eduardo: Negrita, con vos todo bien (pulgar para arriba)
Karina Jelinek: NO ME CABIO
Yoel Eduardo: Se qué te falta y te lo puedo dar
Karina Jelinek: Cuánto????
Yoel Eduardo: 35, parece poco, pero es potente
Karina Jelinek: Ja!  
Yoel Eduardo: Está en Abasto, subte y bondi lo más rápido para llegar a Ideas del Sur.
Karina Jelinek: No toy tan apurada
Yoel Eduardo: Si salís temprano, vas contra el tráfico.
Karina Jelinek: Ahora????
Yoel Eduardo: La mejor hora. Te tengo que dejar.
 Karina Jelinek: NOOOOOO (carita con beso).
Yoel Eduardo: (carita con beso) (carita con beso) (carita con beso)
Karina Jelinek: Contameeee
Yoel Eduardo: 35 metros cuadrado, monoambiente, entramos perfecto, vas a ser la Reina del  Abasto, yo te voy a salvar, ese pelotudo no te va a dejar sin casa.
Karina Jelinek: K dicí!!!!
Yoel Eduardo: (Brazo musculoso)

Yoel  Eduardo se desconecta, está pleno, sabe que metió un gol de media cancha, pero que no tiene ganado el partido. Corta para festejar, con su hinchada, como se debe. Los paneles LED de la luminaria de Avenida Corrientes le ofrendan abrazos de plata en el trayecto de regreso, desde el Centro al Abasto.

lunes, 12 de mayo de 2014

Karina Jelinek, la cabezona. Te tiro una perdida. Cibersodio 52


La cosa es simple, le dice Gonza a Yoel Eduardo,(después que éste le confesó que estuvo tirándole perdidas a Karina Jelinek todo el fin de semana y que la Diosa no le devolvió el llamado) para que tu planta fructifique tenés que volver a las raíces. Yoel Eduardo reemplaza palabras por respiros, Gonza (al otro lado del teléfono) intuye que el amigo está buscando con la mirada algún árbol, lo conoce hace bastante como para captar al toque cuando no entendió algo. Cambia el mensaje, va directo, le dice que tiene que volver al WhatsApp que lo vio triunfar.
Yoel Eduardo no responde o, más bien, responde cortando el llamado. Gonza no se va a ofender, entiende en ese acto que va reencauzando al pupilo.
Yoel Eduardo, apoyado contra una columna del hall del teatro, no espera a que pase la segunda función:
Yoel Eduardo: Hola, volví
Karina Jelinek: (Carita con sonrisa)
Yoel Eduardo: Cabecita de melón vas a dejarlo capón JaJaJa
Karina Jelinek: So graziozo
Yoel Eduardo: Las rompiste!!! (carita con guiñe de ojo)
Karina Jelinek: A vo te via a romper (carita de enojada)
Yoel Eduardo: Soy tu salvador, conmigo se te arregla todo (Flor)
Karina Jelinek corta.
Yoel Eduardo queda desconcertado, sabe que, después de estar unas fechas afuera del WhatsApp esta falto de ritmo y precisión. En la boca le quedó un regusto feo. Llama a Gonza, le cuenta lo que pasó, Gonza se lo quiere comer crudo, le dice que no es buena estrategia abordar a una mina desde las malas. Yoel Eduardo quiere explicarle que él quería hacerle notar que el paso en la Tierra es efímero y esto de darle un cabezazo en los huevos al compañero del Bailando será nada en la vida de ella como para estar amargada por esi.

Gonza le corta abruptamente la llamada en el mismo momento en que el Jefe le pega un grito para que suba a operar el reflector de una sala casi vacía que está por dar la función del Joven proletario, anti éxito de taquilla de la Avenida Corrientes.

viernes, 9 de mayo de 2014

Karina Jelinek, sabelo, para Yoel Eduardo la semana no acaba. Nunca acaba. Te tiro una perdida. Cibersodio 51


Yoel Eduardo le tira una perdida a Gonza. Gonza lo llama al toque. Oye, la voz ralentizada del amigo que cuenta que en el filamento del foco del reflector vio la cara de Karina Jelinek y que cree que, como Gautama Buda se iluminó debajo de un árbol, él se iluminó debajo del seguidor del teatro y no cuenta más.
Gonza, rápido para no perder a su pupilo (y aliviado porque no le vino con el cuento de que quería levantarse a Sandra Mendoza), lo corre para el lado que dispara, le dice que esa es su nueva misión, que tocar a alguien de el Bailando (el programa con más rating de la tele) lo hará famoso. Gonza, astuto, le pide que no le cuente nada a Agustina Kampfer y Papá Amy. Que conquiste, primero, a Karina Jelinek y después vaya a darles (en pareja) la buena nueva (con la velada esperanza de que la Jelinek le borre de la mente a la pareja lavadora de espíritus).
Gonza le dice que Karina Jelinek es una chica que se va a re-contra prender con temas del alma, que tiene un alma para recorrer, un corazón enorme y unos pechos del tamaño de las pirámides de Egipto.
Y Yoel Eduardo, balbucea, se le traba la lengua, como cuando Max Headroom se tildaba, se percibe el conflicto de intereses, la latencia de un estado de aquel que vuelve al concepto de atracción femenino por los registros arcaicos de la lactancia.
Gonza, apuntala su obra, siente que lo recupera para el lado de los buenos, con armas nobles, le decir que que recuerda perfectamente que el teléfono de Karina Jelinek está entre los 194 contactos que le pasó y, casi como al pasar, le sugiere que lo de escribirle mensajitos por WhatsApp será para la diosa como leer mensajes del Cielo. Cambia el tono de voz, sabe que su mensaje ya entró en el discípulo, tiene que darle la estocada final del coach que es, y le larga: vas a ver cómo Karina Jelinek, ni bien te lea y entienda de qué madera estás hecho, abrirá las alitas y lucirá la argolla dorada sobre la cabeza, ahí te vas a convencer que ella es la enviada del Cielo.
Yoel Eduardo corta, algo en él crece, crece, crece, crece, crece, crece y crece.

MISIÓN KENOBI



Se viene la presentación de la colección Otoño de la Exposición de la actual narrativa rioplatense
En esta tanda apareceremos los escritores César Aire, Cristian Godoy, Rosario Blefari, Juan Juan José Burzi, Estaban Esteban Castromán, Francisca Alvarez, Isaac Castro, Leticia MartinJime Repetto.
Los libros, además, incluyen (en la tapa) una obra de arte (en otro post, pongo el listado de los artistas plásticos.
Mi libro se llama "Misión Kenobi". Es la historia completa de aquel primer capítulo que leísta (tal vez) en el libro Panorama Interzona (Antología de Elsa Drucaroff).
Acá, con peqeño Darth Vader, te contamos algo, para que decidas si querés reservar tu ejemplar:

http://www.youtube.com/watch?v=5jnANmDz2IM&feature=share

El portero de mi analista XIX - Abrazo abandónico

En la última sesión, al finalizarla, mi analista se excusó en agendar nuestro próximo encuentro porque tenía que hacer un viaje y me despidió con “te mando un email con la nueva fecha”. A mí me cayó para la mierda. Lo del viaje no me jodió tanto, por mí se puede ir al culo del mundo, aunque, reconozco que me hinchó las pelotas por qué carajo no me dijo a dónde iba, yo le suelto todo mi rollo y el tipo se reserva un secretito de un viaje pedorro. Pero está bien, la del viaje se la dejo pasar. Lo que me jodió de verdad fue lo de te mando un email. Eso suena a mina que te deja y con esa sensación me quedé. Para colmo (y él lo sabía porque lo hablamos en terapia) una psicóloga (a la que fui a ver porque no podía engancharme una mina en serio) me dejó de atender de un día para el otro porque se fue a vivir a Esquel, y me lo dijo por teléfono un domingo a la tardecito, comprometiéndose, antes de cortar, enviarme una carta para contarme más detalles para que me quede claro por qué se había ido a Esquel. Carta que nunca me llegó. Como nunca me llegaban las mujeres en serio, para tener una familia en serio, con un hogar a leña, perro peludo e hijos. Bué, de todo eso le hablé y, sabiendo lo que me jodió esa experiencia, no entiendo cómo mierda me vino con lo de te mando un email que, al final, me llegó un mes después de la última sesión.
Caliente, re-caliente me quedé. Porque ya es hora de que dejen de colgarme la galleta y, durante todo este tiempo me preparé para decirle lo que le voy a decir, porque si estoy por tocar el timbre en la casa de mi analista, y pedalee cagándome de frío, cuando tranquilamente podía estar en mi casa tomando mate y viendo si conozco una mina en serio entre mis amigas de Facebook, si pospuse ese plan tan importante, es para decirle a alguien, de una puta vez en mi vida, que yo dejo a alguien cuando yo digo, porque si yo  quiero no vengo más y yo… “¿Tecito de tilo amigo?” aparece Adolfo y me saca de mis pensamientos.
Le digo no, gracias con ese tonito y postura que se le vomita al vendedor ambulante del subte que te pone un almanaque, siempre, con el signo del sodíaco en el reverso que corresponde a alguna de tus ex, esas que te dejaron en Pampa y la vía.
“¿Estás mal porque la última vez no vine?”, me dijo mientras extiendo el brazo derecho para concretar la operación de tocar el timbre. Pausa, retraigo el brazo, lo miro, me descoloca. “Perdoná, la próxima te llamo al celu, te aviso con tiempo, te explica qué me pasó, en serio, disculpame, estuve poco profesional” y como lo dice en un tono de genuina culpa, en lugar de aclararle que con él no estoy enojado, que mi bronca es con el analista, le digo que no se preocupe, que está todo bien, que le voy a agradecer que me llame y que me alegra verlo nuevamente.
Adolfo, el portero del edificio donde vive mi analista me abraza y me dice al oído “Celebro que hayamos re-establecido el vínculo. Dale, pasá, yo le toco el timbre para avisarle que subís”.

Encaro por el palier, enfilo al ascensor, me aferro al mango de la puerta, la abro, hago todo como un autómata, sin entender por qué estoy en el aquí y ahora. Al entrar al ascensor, solo logro ver que mis pensamientos son los libros de una biblioteca sin estantes.

jueves, 8 de mayo de 2014

Misión Kenobi - Anticipo visual

Foto para la Expo de Mailén (Mai Albamonte Pizarro)
Cortito, con un clic, podés ver el vídeo casero de mi nueva novela "Misión Kenobi"
Se presenta el 15/05 en Gascón 104 (Buenos Aires) por la Exposición de la Actual Narrativa Rioplatense
https://www.youtube.com/watch?v=5jnANmDz2IM&feature=share

Yoel Eduardo y la luz. Te tiro un perdida. Cibersodio 50


Yoel Eduado está hablándole (por telepatía) al haz de luz que sale del reflector que opera en el teatro donde trabaja como asistente de iluminación. Nadie se ha percatado de ello, básicamente, porque hay solo dos espectadores (ambos, jubilados, que entraron gratis y son cortos de casi todos los sentidos, incluidos la atención, ya que están dormiditos, en la platea, cabeza contra cabeza). Tampoco podría verlo el actor principal, quien está enceguecido por el reflector que opera Yoel Eduardo y por su ego en plena producción actoral del monólogo del proletariado. Menos, aún, puede verlo el Jefe de Yoel Eduardo, agazapado entre bambalinas, al acecho para tirarse arriba de la actriz de recontra reparto, ni bien termine la función.
Yoel Eduardo, entonces, en un ataque místico pasa las manos cerca de la luz. Las puntas de los dedos, entran al haz y proyectan sobre el escenario (y tras la espalda del actor principal), sombras chinescas con formas de imponentes falos de Tiranosaurius Rex que, afortunadamente, en la sala, nadie ve por lo anteriormente expuesto.

Yoel Eduardo ve, en la luz, su destino. Un destino que tiene cara de mujer.

miércoles, 7 de mayo de 2014

Yoel Eduardo, soldado morado, trae paz. Te tiro una perdida. Cibersodio 49


Nolo Meza recibe una llamada perdida de Yoel Eduardo. Está tan ensalzado en la contiendo con Gonza que, al principio ni reacciona. Pero al toque se da cuenta de que, si habla con Yoel Eduardo, debilita el poder de fuego de Gonza y lo pone en las puertas de una rendición sin condiciones.
Toca el silbato una vez, los telemarketers dejan de vender la promoción de Banco Santander a Nac&Pop en detrimento de Pizzería Kentucky.
Llama y Yoel Eduardo, como pasado de té de Tilo, le dice hermano Nolo Meza, como está, y Nolo Mesa se queda un rato en silencio, intenta descifrar si en la respiración de Yoel Eduardo llega algún registro psicotrópico.
Yoel Eduardo le dice que Agustina Kampfer y Papá Amy le contaron que hay problemas entre dos locales comerciales y que es misión para él, para ser admitido en el Arte de Vivir, detener el conflicto.
Nolo  Meza se hace el desentendido, pone la voz del pecador que va al confesionario y en lugar de confesar pecados grosos como tener una aventura con la esposa de un amigo,  le cuenta al cura que dijo malas palabras en el trabajo.
Yoel Eduardo lo pesca al toque. La Bovedita de Clausura ha despertado en él campos de percepción infinitos. Le ordena desactivar la guerra entre Nac & Pop y Kentucky de Av. Corrientes porque él mismo irá a los locales para anunciar el fin del acciones, el comienzo de una era de paz y la inclusión de un menú vegano en cada cadena.
Nolo Meza responde un Sí, señor que le sale como si le respondiera a un ángel o al mismísimo Dios.

Para lo que queda del día, no habrá llamados de telemarketing para nadie.  Nolo Meza acaba de bajar la palanca que desactiva el sistema. Cuando lo llamen desde la  Central dirá que el sistema se cayó que, adentro del banco, es lo mismo que decir carta libre para rascarse las bolas.

martes, 6 de mayo de 2014

Agustina Kampfer y Papá Amy o la revolución espiritual. Te tiro una perdida. Cibersodio 48



Nolo Meza, el Gerente de Telemarketing de Banco Santander, estuvo 24 hs llamando, al pedo, al teléfono de Yoel Eduardo. No puede creer que él (el capo de todos los llamados) tenga que pasar por su coach competidor para saber de Yoel Eduardo. Está desmoralizado, muerto de sueño y con el orgullo por el piso. Decide tragarse el sapo. Le tira una perdida a Gonza.
Gonza responde al toque. Pone voz de estoy metido en cosas muy importantes y  te atiendo porque sos vos, pero hablá rápido porque te voy a tener que cortar enseguida.
Nolo Meza no deja que diga todo eso, es un tipo práctico y formado en técnicas de comunicación telefónica. Optimiza el contacto, va al grano y le pide que le diga cómo está Yoel Eduardo.
Gonza, con tono de estoy leyendo los emails mientras hablo con vos, le dice que Yoel Eduardo le contó que se rapó la cabeza y anda por la calle descalzo y tiene por única ropa una túnica violeta. Y que Agustina Kampfer y Papá Amy le regalan todo.
¡Un pedazo de trapo y en patas! Así regala cualquiera, que gente de mierda, lo cruza Nolo Meza, descontrolado.
Gonza le pide que se serene y entienda que uno acepta a los amigos como son, sin importarle si gustan de almorzar en Nac&Pop. Corta.
Nolo Meza está en llamas. Entiende que Gonza está aprovechando el momento de centralidad que le dio Yoel Eduardo para pasarle viejas facturas. Y él no está en este mundo para pagar, sino para vender, su Santo Grial es sacar de cada ser humano un sí cuando los llaman para vender los productos del Banco. Sus Cruzados son los telemarketers. Ellos hacen todo lo que él les pide, son su arma letal.

Nolo Meza se para arriba del escritorio, toca dos veces un silbato y los telemarketers cuelgan los teléfonos. El equipo se llama a silencio con tensa expectación. Nolo Meza le da una breve arenga motivacional, con ribetes belicistas y ordena a todo el mundo llamar al listado de clientes de Banco Santander para ofrecerles una promoción en Nac&Pop de Corrientes y Montevideo. El equipo arranca. Nolo Meza se restriega las manos, se siente un Rommel, sin zorro ni desierto, pero con una Pizzería Kentucky en la mira, que es lo mismo que tenerlo a Gonza.

lunes, 5 de mayo de 2014

Tapa, tapita ¡Tapón! : Buenos Aires Próxima

Incluye mi relato Tango Bejerman

Agustina Kampfer y Yoel Eduardo atrapados en el alma. Te tiro una perdida. Cibersodio 47


Gonza llama a Nolo Meza y le dice que, finalmente, pudo hablar con Yoel Eduardo. Nolo Meza lo interrumpe, grita “Apareció Yoel Eduardo” y el silencio de la sala de operación de telemarketing del Banco Santander es el preludio de una algarabía que, en toda la historia de la Banca Mundial jamás se vivió (de parte de los empleados).
Nolo Meza, aturdido por la algarabía, le pide a Gonza que le pase con Yoel Eduardo y Gonza le responde que Yoel Eduardo no está con él y, supone que la cara de Nolo Meza, al oír lo que acaba de decirle, debe ser terrible porque nota que, entre los telemarketers, volvió la ola de silencio. Gonza reacciona, atropella las palabras, no quiere que un mínimo de negatividad los salpique. Suelta, de un tirón, todo lo que le contó Yoel Eduardo: el miércoles por la noche (previo a la Semana Santa) estaba sentado en un refugio del Metrobus de Av. 9 de Julio,  cuando pararon dos motos Harley Davidson. Uno de los conductores de las motos, se levantó la mirilla del casco. Era Agustina Kampfer, quien lo invitó a subirse a la moto de ella, sin darle casco. Gonza hace un alto, nota que la respiración de Nolo Meza se acelera, sabe que está por preguntarle si, por fin, Yoel Eduardo concretó con Agustina Kampfer aquello que tanto se le venía negando. Entonces, adelanta el final, le dice que Yoel Eduardo no se levantó a nadie. Nolo Meza tira un “qué pelotudo” y Gonza se retoba, le dice que si quiere saber qué pasó con Yoel Eduardo que lo deje hablar y Nolo Meza hace silencio. Gonza cuenta que Agustina Kampfer estaba muy preocupada por lo que le pasaba a Yoel Eduardo y, esa noche, lo siguió desde la salida del teatro hasta la parada de Metrobus para llevarlo con ella, a la Bovedita de Clausura que tienen en Puerto Madero.
Nolo Meza abandona su mutismo para marcar que Gonza dijo “tienen” y hasta ahora hablaba de una mina. Gonza, con tono sobrador, le dice que de entrada le contó que eran dos motos. Una la manejaba Agustina Kampfer y la otra Papá Amy. Nolo Meza, sorprendido, pregunta, sabiendo la respuesta, si Papá Amy es Amado Boudou, la pareja de Agustina Kampfer. Gonza no responde, sabe que todo lo que se diga por teléfono queda registrado y no va a caer en la trampa que le tiró Nolo Meza. Nolo Meza insiste. Gonza mantiene el silencio, traga aire y lo suelta con una bocanada discursiva, cambiando de tema, o sea, sigue con lo que estaba contando antes de que Nolo Meza le preguntara la identidad real de Papá Amy, le notifica que Yoel Eduardo está pasando por una purga de WhatsApp como preparación previa a su ingreso triunfal a El Arte de Vivir.
Nolo Meza se pone loco, empieza a putear, dice que Yoel Eduardo ahí no va ni en pedo y, amenaza con poner a todo el equipo de telemarketers a fastidiar con llamados de madrugada a todos los habitantes de Puerto Madero si no liberan a Yoel Eduardo.
Gonza, en superado, le dice que guarde el papel de gallito de riña para otro picoteo porque Yoel Eduardo ya dejó la Bovedita de Clausura y el fin de semana estuvo trabajando en el teatro. Además, le cuenta lo maravilloso que está Yoel Eduardo después de pasar por la lavadora espiritual de Papá Amy y Agustina Kampfer.
Para Nolo Meza, el tono de voz de Gonza es de una alegría sospechosa. Sin mucha vuelta, va a preguntarle si él no está metido también con los de El Arte de Vivir, donde sabe hay muchas minitas famosas y re buenas como para hacerse famoso, y que se imagina a todo el mundo, menos a él, teniendo sexo tántrico con las mejoras amazonas de las Pamapas; le parece injusto que lo dejen afuera a él de esa movida espiritual si es un tipo que come re poca carne y tiene por vicio, tan solo, ir a comer a Nac&Pop.
Pero Gonza no le da la oportunidad de soltar esto que estaba pergeñando. Corta y apaga el celular. Gonza mira el teléfono muerto. Disfruta del poder que da tener información y soltársela a su coach competidor en cuotas.


domingo, 4 de mayo de 2014

Firma de la antología Buenos Aires Próxima

Tertulia de CF - Foto Ayarmanot

Tertulia en el Museo Míguez

Marcelo Guerrieri - Enzo Maqueira y yo (foto Natalia Giumelli)