lunes, 28 de junio de 2010

domingo, 27 de junio de 2010

El esteróptico de la Union Europea sobre Mercedes

Cristian Falabella, director del portal noticiasmercedinas.com me pidio que escribiera algo para el suplemento especial del IV aniversario. Allí a la nota y presten atención, a no enterarse por otro sobre los efectos del esteróptico de la Unión Europea sobre los mercedinos.
Los invito a disfrutar de este suplemento que cuenta además con notas de Hernán Casciari, Fabián Morales, Cristian Falabella entre otros
www.noticiasmercedinas.com/4aniversario

Antes que te llegue por otro lado, te quería contar que el esteróptico de la Unión Europea está sobre los habitantes de Mercedes y mucho tuvo que ver noticiasmercedinas.com. Omitiré mención alguna de nombres y apellidos, no porque tenga compromisos con las partes involucradas, simplemente porque poner algún nombre y apellido en alemán te perdería de la esencia de mi crónica.
Bien, vuelvo al principio. Estaba en una reunión en Saarland, Estado de Saarbrüken, al sur de Alemania. Se trataba de un encuentro literario y el Secretario de Cultura había tomado la palabra hacia un buen rato. Mi des-manejo del idioma alemán hizo que buscara alguna distracción: jugar a encontrar las diferencias entre los miembros de la Sociedad de Poetas sentados a la mesa. Este juego resultó opiáceo, los tipos eran iguales, parecían réplicas de acero. Teniendo al alcance de los dedos una computadora, que muy gentilmente me había acercado el Secretario de Cultura para que descargara unos cuentos de mi autoría (que dijo traduciría en voz alta, y a modo de homenaje, al cierre de la reunión), sucumbí a la tentación de recorrer páginas de Internet para sopesar el plastrón en el que me encontraba atrapado. Así fue que pasé algunos diarios digitales y me metí en noticiasmercidas.com. El portal del amigo Fala está entre mis predilectos, pero básicamente por un tema: la ecología. Noticias de las últimas horas daban cuenta de una bicicleteada desde la descarga cloacal del municipio en el río Luján al Parque. Eso me llevó a recorrer el histórico de notas del portal sobre la contaminación del río Luján. Pasaba las notas y me ponía cada vez más loco. Sabés, el río me puede, me saca lo peor, es algo horrible que arrastro. El río fue la primera de mis derrotas. Te preguntarás por qué. Muy simple. En el ´74 o por ahí, fui a la inauguración del balneario. Toda la ciudad chapoteaba debajo de la pasarela, eso era alegría en estado puro: sanguche de mortadela, botella de crush y pelota pulpito. Había tocado el cielo con las manos. Ponele que fui dos veces más a nadar y, a la tercera, la ilusión se me acabó de golpe: un cartel avisaba de la prohibición de bañarse. La razón: un pibe casi se murió por tragar agua del río. Se supo entonces (extraoficialmente) que el cauce traía consigo las porquerías de curtiembres, mataderos, cloacas y Ducilo. Pasé del cielo al infierno sin paradas intermedias. Y todo siguió así, no da este momento para que te lo cuente, pero mi familia y amigos ahí empezamos a luchar por el río, yo era un chiquilín. Mirá, hasta tuvimos que bancarnos las extorsión de Ducilo. Sabés que los tipos nos sacaron el trabajo que mandaban a nuestra fotocopiadora después de que mis padres suscribieron una denuncia por contaminación del río. Fue horrible, digo, lo del río: de un día para el otro, aparecieron miles de peces muertos (flotaban con las panzotas infladas de veneno) en la parte del río que cruza el Parque; para ser más preciso, desde la desembocadura de la zanja que nacía en Ducilo (esa que está al lado del puente de la Trocha). Bueno, por ahí con esto entendés algo de la génesis de mi enojo y mi manía con leer del Portal qué carajo pasa con el río Luján. El portal del Fala es consecuente con el tema, el tipo como buen ariano mete topetazo y no lo pueden parar, por eso lo sigo.
Esa mañana, en la reunión con el Secretario de Cultura de Saarland, no fue la excepción. Me empecé a rascar la cabeza, morderme el labio, bufar. Y yo me transformo con el tema de la contaminación, me saca, muto a increíble Hulk. Imaginate la cara de loco que tendría que el Secretario de Cultura dejó de hablar y, por primera vez en dos horas, los doce alemanes movieron los globos oculares para enfocarme con sus miradas y dibujaron un rictus oxidado ¿Podés entender el grado de drama en el que me encontraba? El Secretario, en un español aprendido en sus estadías estivales en las playas de Castelldefells, cerquita de Barcelona, se me acercó diciendo que leería uno de mis escritos, que no debía ponerme así. Yo ni tronco de bola, seguía ahí metido en las notas del río y, para cuando el Secretario de Cultura se me acercó y visualizó la noticia del portal ardió Troya. Uno de los poetas que tenía a mi derecha y chivaba chucrut no dudó en ceder su sitial, el Secretario se acomodó a mi lado y tradujo a vivo voz alemana aquello que leía desde el portal. Yo no entendía un pomo, pero ponerle al cuadro la musicalidad de la lengua alemana era lo que faltaba para la pintura del terror. Fue hora, hora y media, el tiempo en que ellos me preguntaron y yo respondí. No escatimé en detalles, me despaché, más bien me desangré a través de las heridas que me inflingió el maltrato del río a lo largo de mi vida. Ellos decían que no podían creer que toda una ciudad viva de espaldas al río. El Secretario de Cultura sacó de un bolsillo interior del saco el celular, habló con alguien y me dijo que aguardáramos un instante. Para entonces, los doce poetas ya estaban arracimados sobre mis hombros, atentos a la pantalla que yo les actualizaba a cada instante. El celular del Secretario sonó, no habló, colgó y ahí me dijo lo del esteróptico. A ver, eso entendí yo. Él lo dijo en alemán mezclado con catalán. Se trata de un aparato de la Unión Europea. Ese bicho anda orbitando el espacio, metido dentro de un satélite y ausculta a la gente. Nada complicado. Los auscultados casi no se dan cuenta y solo les da un picor en el cuero cabelludo muy similar a los pinchacitos de los piojos. No te doy más vueltas, el tema es que el esteróptico miró la mente de algunos niños mercedinos menores a nueve años y comprobó que ni siquiera saben de la existencia del río Luján. Ante tal hallazgo, ampliaron la muestra a hasta los veinte años y lo mismo. Viste, estos no corren, vuelan y si algo tienen, es que son expeditivos. Bien, avanzaron con la muestra a todas las edades y en el 97,59% de los esteropticados desconocen al río Luján y, para peor, si se los pusiera delante del río tan siquiera lo verían. Te podrás imaginar si para ese entonces sangraba por la herida, con esto era un océano de sangre. Tanto despotricar por el maltrato de un río y la gente ni la más pálida idea de lo que se habla. Con esto entiendo por qué nuestros vecinos nos creían locos con al escucharnos hablar del río. El Secretario de Cultura intentó calmarme, me dijo que el daño es reparable, se trata de algo que se puede trabajar. Primero deben mirar con el esteróptico todas las mentes merceditas para descubrir primero donde hay que tocar. Luego desbloquear el pedacito de la función de la vista que no les deja ver el río. Al final, eso es lo más difícil, descubrir a los culpables. Mencionó algo del reclamo que harán a nuestro Gobierno en la próxima reunión de G-20, al Tribunal de La Haya, de la salida de un Canciller Argentino. Me prometió que pronto irán a Mercedes y beberían de ese río con sus pajitas. Esto por ahí te resulte raro, pero tiene que ver con una costumbre ancestral, que ese mismo día hicimos al concluir esta reunión. Antes de dar por finalizada cada jornada laboral todos los funcionarios públicos deben tomar con una pajilla del río Saar (es el curso cristalino que recorre Saarbrüken). Estábamos ahí, a al vera del río Saar y cada uno sacó su sorbete del bolsillito del saco (comparten espacio con lapiceras). Se arrodillaron, reclinaron el torso, metieron la pajita entre sus labios, introdujeron el otro extremo en el cauce y bebieron. No una gota, saciaron la sed de un mamut. Fue impresionante. Eso dice que harán en el Parque, junto a los funcionarios municipales y todo vecino que quiera sumarse. Creeme no veo la hora de pasar por las noticias del portal y ver esa foto. Será un lujo. Si el esteróptico funciona, quién te dice, por ahí hoy mismo empieza una procesión de bebedores del río Luján y mirá si vuelven los sanguches de mortadela, la crush y la pelota pulpito, eso sería tocar de nuevo el cielo con las manos, salir del infierno.
Mirá, si te parece, para no ilusionarme al cuete, porque no va a ser la primera vez que algo hecho en Alemania no nos funcione (nunca olvidaré la televisión Telefunken a colores que compramos para el Mundial ´78 y nos mostró todos los partidos de color púrpura), andá mirando si los mercedinos se rascan mucho la cabeza, fijate bien, va a ser una especie de ataque masivo de piojos. Fijate y contame, así me quedo tranquilo que ese esteróptico funciona.

miércoles, 16 de junio de 2010

Presentación en Madrid - 01/07 21,hs - Los Diablos Azules - calle Apodaca 6




El jueves 1/07, presentaremos en Madrid el libro Timbre2-Velada Gallarda junto a Cecilia Delany (colega del proyecto editorial) y los escritores Carlos Salem y Marcelo Luján.
Los Diablo Azules
Apodaca 6, Madrid
21 hs
¡Espero verlos!

domingo, 13 de junio de 2010

Timbre 2 en noticiasmercedinas.com

El portal de noticias que dirige Cristian Falabella acaba de publicar una nota sobre el reciente lanzamiento del libro. Los invito a leerla (y de paso a informarse de lo que pasa por el pago mercedino)http://www.noticiasmercedinas.com/100613timbre2.htm

viernes, 11 de junio de 2010

Alberto Laiseca reseña mi cuento Cuis Lingual (Timbre 2-Velada Gallarda, Ed. Pulpa)

Cuis lingual, de Juan Guinot. Nada fácil este cuento de Juan. No estoy muy seguro de haberlo entendido, pero aquí va. Los cuises y la humanidad están en paralelo y, en algún sitio, son lo mismo. Los cuises sostienen que su función es entretener a los humanos. Yo diría que más bien están para enseñar. Y ya sabemos lo que les pasa a los docentes: los cagan a palos. “¿Por qué no nos vamos?” En efecto: los docentes por qué no nos vamos. Por razones de supervivencia.
A raíz de que los odiados cuises, dueños de la palabra, se van, todos caen en el mito bienhechor (bienhechor para los cuises) de la auto extinción en masa. “Se van a un lugar, donde nadie puede vivir, para suicidarse”. En realidad, los bichos construyen un paraíso. Este paraíso, entiendo yo, es el de hacerse el muerto y callarse la boca.
Está probado científicamente que la docencia, en efecto, es mala para la salud. O, como decían las viejitas de mi pueblo, Camilo Aldao, “El comedido siempre suena como arpa viaja”. Estos comedidos ¿seremos los escritores linguales?

Alberto Laiseca - 07/06/2010

miércoles, 9 de junio de 2010

La Casa de la Lectura - Timbre 2

La noche gélida del martes no detuvo al centenar de asisitentes que concurrieron a la presentación del libro Timbre 2-Velada Gallarda. Una sala colmada escuchó crónicas, la reseña de cada cuento hecha por Alberto Laiseca, las cuerdas y voces de Los Cachivaches; también conoció en persona al muñeco Pin, secundado por Nubia Sobico.
Para ver más fotos, cobertura y la reseña por cuento por cuento del escritor Alberto Laiseca, los invito a visitar el blog de Timbre2-Velada Gallarda.
http://timbre-dos.blogspot.com/

lunes, 7 de junio de 2010

En FM La Tribu 88,7 - Acá no es


Fui invitado por el programa Acá no es, FM La Tribu, (FM 88,7 - lunes 20hs) para presentar Timbre 2 y leer una crónica del libro que retrata las Veladas Gallardas.
Si querés escuchar la nota va el link: http://acanoes.wordpress.com/

Laiseca presenta a Timbre 2-Velada Gallarda (Diario Clarín)

jueves, 3 de junio de 2010

En Clarin...

Ciclo Alejandría



Junto a Odiseo Sobico (y Cortázar) nos tocó abrir la noche espectacular del Ciclo Alejandría.
Para comprar el libro "Timbre 2-Velada Gallarada" desde cualquier punto del planeta los invito a entrar en el sitio virtual de Librerías Santa Fé
http://www.lsf.com.ar/libros/80/TIMBRE-22/


Esta es la crónica de la noche escrita en el blog de Grupo Alejandría:
http://elgrupoalejandria.blogspot.com/2010/06/el-ultimo-martes.html